¿Le preocupa la obesidad, pero no controla lo que come?

Alberto Hauffen             (951) 827-2769       
10 de febrero del 2012 

SAN JOSÉ (UC)– El flujo continuo de noticias alertando de los terribles efectos de la obesidad ha hecho que muchas personas seleccionen alimentos más sanos en el supermercado. Incluso, limitan sus porciones al servirlos en su mesa; pero muchas echan por tierra ese impulso de autocontrol al ir a comer fuera de casa.

“Cuando comemos en restaurantes tendemos a comer más de lo que necesitamos”, anota Susan Algert, asesora de nutrición de Extensión Cooperativa de la Universidad de California en el condado de Santa Clara.

Por años, los expertos en salud han relacionado al crecimiento imparable de la epidemia de obesidad con la creciente popularidad de la industria de restaurantes de comida rápida, sobre todo los que venden hamburguesas, que invariablemente se acompañan con papas fritas, salsa de tomate y gaseosas, o sodas, con demasiada azúcar y usualmente sin límite para el consumidor.

Como resultado, en una sola comida es posible consumir casi todas, y quizás más de las 2,000 calorías que, como promedio, un adulto necesita para todo el día.

“Si las personas se dan cuenta de que, en una sola selección de esos alimentos estarán consumiendo todas las calorías, o aun la mitad de todas las calorías que deberían consumir, que necesitan en un día, posiblemente seleccionarán algo con menos calorías”, indica la nutrióloga de Extensión Cooperativa.

Como resultado de las campañas de salud, las principales cadenas de restaurantes de comida rápida ahora ofrecen al cliente una lista del contenido de calorías y nutrientes que hay en cada porción de sus productos.

Sin embargo, al comer en restaurantes muchas personas no usan ese recurso para regular su consumo de calorías, grasas, azúcar, sodio y otros ingredientes que en exceso dañan la salud, lamenta Algert.

A partir de la década de los 60, cuando más personas comenzaron a comer más comida rápida en restaurantes que lo que ellas mismas preparaban en casa, empezó a notarse el incremento en las tasas de obesidad, tanto entre niños como en adultos.

En California, el panorama es poco alentador: Más del 40 por ciento de sus adultos come en restaurantes de comida rápida por lo menos una vez por semana.

Comer más de lo que el cuerpo necesita suele pasar desapercibido dado que, en su afán de competir por clientes, los restaurantes han ido incrementando sus porciones, que venden a precios relativamente bajos.

“Así que deberíamos tener en mente que quizás deberíamos compartir algunos de los platillos que ordenamos, o seleccionar una porción más pequeña”, añade la especialista de la UC.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en Estados Unidos la población de adultos obesos se aproxima a 80 millones. La obesidad afecta también a más de 13 millones de menores, de 2 a 19 años de edad.

Con ello, el país enfrenta cada vez más problemas para controlar el crecimiento abrumador en las tasas de obesidad, enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud ligados al exceso de peso.

Las personas de ascendencia latinoamericana figuran entre los más afectados; su índice de diabetes es casi 12 por ciento, mientras que entre los anglosajones es 8 por ciento.

Por eso, en las clases de nutrición que Extensión Cooperativa ofrece gratuitamente en casi todos los condados de California, Algert y sus colegas les enfatizan reducir el consumo de comida rápida y otros alimentos procesados. También, reducir su consumo de sodas o gaseosas con demasiada azúcar.

Por otro lado, deben consumir más frutas y verduras y otros alimentos sanos que abundan en sus comidas tradicionales. Igualmente, deben incrementar su actividad física, ya sea practicando deportes, caminando, o disfrutando del baile, un pasatiempo con mucho arraigo en la cultura latinoamericana.

“Ellos, pienso yo, deben usar más el sentido común acerca de lo que ellos mismos trajeron consigo con respecto a los hábitos alimenticios que les benefician, porque la alimentación tradicional latina es intrínsecamente bastante sana, si uno consume más arroz, tortillas y menos carne”, concluyó la especialista en nutrición.

Encuentre más información que le ayude a gozar de buena salud mediante una buena alimentación en el sitio del Servicio de Información en Español de la UC, (http://espanol.ucanr.org).

FUENTE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s